Hi, How Can We Help You?

El Divorcio: ¿Qué es? ¿Cómo me afecta?

El Divorcio: ¿Qué es? ¿Cómo me afecta?

Divorcio o separación
Imagen de Freepik

A ningún adulto debe de resultarle ajena la palabra divorcio; sin embargo, ¿conocemos de verdad sus implicaciones? No solamente hablamos de un trámite legal que requiere llevar a cabo una serie de pasos, sino que también debemos de tener en cuenta el trance emocional que supone la ruptura de la pareja, especialmente para los hijos. Según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), en el año 2016 se celebraron en España 172.243 matrimonios. Por contra, en el año 2015 se llevaron a cabo en todo el territorio nacional 96.562 divorcios, oscilando la edad media de las parejas divorciadas entre los 40 y 50 años.

Una de las primeras cosas a tener en cuenta es que la pareja puede divorciarse una vez transcurridos tres meses desde la celebración del matrimonio, bien de común acuerdo o por iniciativa de uno de sus miembros; sin considerar los motivos personales que pueda haber a la hora de tomar esta decisión.

Destacamos que en caso de riesgo para la integridad física y moral del miembro de la pareja que solicita el divorcio o de los hijos de ambos, como cualquiera de los miembros del matrimonio, el plazo de tres meses no se aplica; pudiendo solicitar el divorcio en cualquier momento.

Por otro lado, a la demanda de divorcio, al igual que sucede en la separación, se debe acompañar una propuesta de convenio regulador. En este se proponen por una de las partes o por ambas de mutuo acuerdo, los efectos derivados del divorcio una vez sean aceptadas estas medidas por el juez. Las medidas que deben plantearse principalmente, harán referencia a: el cuidado de los hijos, el régimen de visitas del progenitor que no tenga la custodia de los hijos, la atribución del uso de la vivienda, la pensión de alimentos, la pensión compensatoria al cónyuge que haya empeorado su situación económica a causa del divorcio, etc.

¿De qué manera afecta el divorcio tanto en lo personal como en lo económico?

El primer efecto que produce es el cese de la vida en común, dejándose de aplicar las obligaciones del matrimonio a las que se comprometieron los cónyuges. Ya no siguen obligados a vivir juntos, guardarse fidelidad y socorrerse mutuamente. De todas formas, no debemos olvidar que continuarán las responsabilidades domésticas, las derivadas del cuidado de sus hijos  y de aquellas personas que fueran dependientes de la pareja divorciada. Aún así, el efecto principal que produce un divorcio es el cambio del estado civil, pasando a ser divorciado y en tal sentido poder contraer nuevo matrimonio.

En segundo lugar, los efectos de carácter económico o patrimonial: el divorcio supone la disolución del régimen económico matrimonial, es decir, se desvinculan por completo los bienes de los cónyuges, actuando separadamente cada uno de ellos; rigiéndose los bienes de la expareja durante la vigencia del matrimonio por las reglas de la comunidad postmatrimonial.

Definitivamente, ya no sólo la complejidad que supone el procedimiento de divorcio a nivel patrimonial, sino aún más importantes son las implicaciones emocionales a las que hacíamos referencia al principio. El divorcio, al igual que ocurre en el resto de procedimientos de crisis matrimoniales (separación o nulidad) busca principalmente el favor de los hijos, ya que se entiende que si no se establecen unas reglas mínimas que los protejan, el daño emocional derivado supondría un grave problema de futuro.

Desde Lex Veritas Abogados disponemos de abogados especializados en derecho de familia y divorcio. Puede contactarnos si lo desea desde nuestra sección de contacto o si lo prefiere, desde el teléfono 951 38 10 88.

 

Gracias a José Manuel González de la Aleja Sánchez-Camacho

Compártelo