El Trabajo a distancia o teletrabajo.

post

El trabajo a distancia, desde el primer momento en el que se declaró el estado de alarma, ha sido la solución laboral a las restricciones que impedían poder continuar prestando servicios en determinados puestos de trabajo y no verse abocados a solicitar un ERTE como consecuencia de la imposibilidad de continuar con la actividad económica. Su regulación llegó en septiembre a través del “Real Decreto Ley 28/2020, de trabajo a distancia”, hasta la fecha este sistema de trabajo estaba regulado en el artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores, que ha sido modificado precisamente por la citada norma.

Aunque el trabajo a distancia tiene su causa en en la crisis desatada por la pandemia del Coronavirus o Covid-19, no paramos de oír en los medios que el “teletrabajo ha venido para quedarse” y el deber que tiene el estado es garantizar que con este “nuevo sistema” los trabajadores tengan los mismos derechos que si continuasen prestando sus servicios en el centro de trabajo de la empresa. Es por ello que las personas que desarrollen el trabajo a distancia no podrán sufrir por esta causa, ningún perjuicio o modificación sustancial de las condiciones de trabajo.

Uno de los principios que tiene el trabajo a distancia es su voluntariedad, para la persona trabajadora y la empleadora, por ello, será obligatorio formalizar un acuerdo entre las partes que lo regule, sin que pueda ser impuesto por la empresa como modificación sustancial justificada o que la negativa a su implantación sea causa de extinción de la relación laboral, siendo, además, una decisión reversible.

Este acuerdo, tiene un contenido mínimo que es el que se establece en la reciente norma y será el que empresa y trabajador deberán cumplir. Este acuerdo inicial puede ser modificado por un nuevo acuerdo, que deberá ser puesto en conocimiento de la representación legal de los trabajadores,así como también se deberá remitir una copia del acuerdo a la oficina de empleo.

Entre los derechos que regula la citada norma encontramos, entre otros:

1) Derecho a la dotación suficiente y mantenimiento de medios, equipos y herramientas.

2) El derecho al abono y compensación de gastos propios del teletrabajo, por ejemplo la compra de una impresora o la parte proporcional de la factura de electricidad.

3) Derecho al horario flexible en los términos del acuerdo.

4) Derecho al registro horario adecuado.

Si es trabajador o empresa puede contactar con Lex Veritas Abogados para un asesoramiento jurídico integral en la rama del Derecho laboral, la consulta o llevanza concreta de un asunto de despido o reclamación de cantidad o la elaboración del acuerdo para el teletrabajo en su empresa.

No dude en contactar con nuestro equipo si desea programar una consulta personal en Málaga o en Madrid, telefónica u online. En LVA contamos con un equipo especializado en materias como Derecho civil, Derecho de familia, Derecho mercantil, Accidentes de Tráfico, Derecho laboral, Derecho bancario, Urbanismo, trámites online, entre otras.

Igualmente puede contactarnos para cualquier duda o aclaración a través de los siguientes medios:

 

951.381.088

622.690.166 (Urgencias)

info@lexveritasabogados.es

 

Atentamente,

El equipo de LVA.